Drabble a las cuatro de la mañana :3

Hello there! Iba a hacer una reseña pero… No encuentro el libro del que quería hablar (#Fail) así que mejor se me ocurrió hacer este… Drabble, o lo que sea, inspirado en una serie de notas que me encontré recientemente. Eran de una revista, son unas como… Postales, peomocionales de una película que se llama ‘Morirse en Domingo’, me acuerdo que las recorté porque me hacían gracia, varias las pegué en mi pared. Tengo una de un puerco colgado de un gancho que dice: 

Poco vales si tu muerte no es deseada por muchos. 

Lo cual es una bonita frase de Gabriel García Márquez…. 

Como sea, detrás de cada postal venía una especie de mensaje que algún rarito había enviado a la editorial (nunca creí que fueran ciertas y francamente dudo que lo sean) y se me ocurrió hacer algo igual pero un poquito más largo…. En fin. Son casi las cuatro de la mañana y yo debería estar tan dormido como mis gatos. 

“De: La Loca de los Gatos

Para: Quien quiera leer y reírse un rato.

Lo que les voy a contar de seguro no les importará en lo más mínimo después de un rato. Es algo así como la historia de mi vida, si se le puede llamar vida a esto. 

Cuando era yo pequeña solía pensar que sacar buenas calificaciones harían que mi mamá me quisiera más. Después de todo ella amaba compararme con todos, con mis amigos, con mis hermanos, mis primos, los vecinos, los compañeros de la escuela. Pronto aprendí a odiarlos a todos, a querer ser diferente, a gritarle a la cara que yo no era ellos y que dejara de mencionar y sacar a la luz mis faltas. Por eso aprendí a hablar inglés, por eso me gusta la música rock y el heavy metal y esas canciones que ‘parecen gritos de cerdos’ que me calman. 

Creo que realmente nunca funcionó porque todavía y de vez en cuando aprovecha cualquier momento para comparme con cualquier persona que se porte medianamente mejor que yo. 

Desde la primaria me hizo creer que tener diez en todo era lo que importaba ¿Quién iba a querer a una niña que solo sacaba ochos o nueves? Eso era el fracaso para mí. Y quizá fuera porque soy la menor de todos mis hermanos pero nunca, jamás me dejó regresar a casa sola desde la escuela, al menos no hasta que cumplí los trece. La primera vez que me fui sola a casa tendría yo unos nueve años, y ella no se habría dado cuenta de no ser por la vecina que le dijo que no me había regresado con ella, mi vecina no lo supo pero mi mamá me dio una buena tunda ese día que me hizo tenerle mucho miedo a salirme de la escuela hasta que no llegaran por mí. 
Recuerdo que, cuando me pegaba yo sólo quería hacerme chiquita, chiquita y desaparecer. No quería que me viera llorando porque de seguro me diría que no era para tanto y que si no paraba me volvería a pegar. Creo que de ahí cambió lo de querer desaparecer a querer morirme y por eso ahora sigo pensando que es lo mejor que podría pasarme aunque, francamente, nunca he pensando seriamente si me quiero matar o no. 

Después, ya en la secundaria me llevó todos los días a primera hora, no importaba que mis clases empezaran, la mayoría de las veces a las siete y media de la mañana, ella me despertaba a las cinco para que desayunara “¿ascos matutinos? Ni que estuvieras panzona, párate a tragar que no tenemos tiempo”. 

A veces hacía frío pero yo prefería decirle que no tenía para que no se enojara si se me ocurría regresarme por un suéter, ya qué, seguro que hacía sol después. 

Después de varias semanas me dejó irme sola. 

Me costaban trabajo las matemáticas,  nunca las llegué a entender, pero aún así hice lo mejor que pude para, como en la primaria, mantenerme entre el 9 y el 10. Daba las efemérides los lunes, hacía mis tareas por las tardes. 

En la preparatoria fue lo mismo. Salía a las dos de la tarde, a las tres debía estar en casa, no importaba que. Si tenía que quedarme había que avisar un día antes el porqué iba a llegar tarde. 

Ahora que lo pienso, nunca hice amigos con los que salir porque no sabía cómo decirles que yo debía pedir permiso uno o hasta tres días antes y decirle a dónde iba, con quién, y a qué hora regresaba. 

Cuando entré a la universidad me sentíun fracaso. Yo estudié muy duro para el examen de ingreso y pasé y justo cuando pensé que me iría del pueblo al menos un par de años ella no quiso, que para qué me iba si había una universidad aquí mismo, que ya mi primo se había recibido de ahí, que mejor aquí, que mi tía le había dicho que la universidad estaba muy bonita, muy limpia, muy arreglada y que todos eran gente bien. Que ahí no había riesgo de que saliera yo panzona o peor, que fuera yo una vulgar o una tortillera. Y con la pena porque resulta que soy pansexual pero ella no sabe y si sabe se hace la que no. 

Y con la pena también porque me gustan las cosas freaks y siempre hablo de cosas socialmente inaceptables. O inaceptables para ella. 

Me acuerdo lo que me dijo antes de hacer el examen de mi primera opción universitaria “¿Literatura, y para qué? ¿Qué haces con ese título? Tu hermano me dijo que estudies algo que te de trabajo, tú ni futuro tienes en esa carrera”. Y así es como aprendí todas esas cosas tan inútiles que sé hacer hoy, como sacar presupuestos, hacer ejercicios de estadística y perfiles psicológicos de clientes. 

Todavía quiero estudiar lo mismo que cuando iba en la preparatoria, pero siento que ya estoy grande, ya no la hago ¿y si intento hacer el examen y ahora no lo paso? ¿Qué hago después? ¿Me busco otro trabajo con mi título de la carrera que no me gusta y que sólo me hace pensar que soy una inútil que ya no se acuerda de casi nada de lo que estudió? 

A veces pienso que los chistes que hago sobre matarme tirándome de un puente en realidad no lo son, que son mi verdadero deseo, morirme de una vez y olvidarme de todo lo malo que he hecho con mi vida, que todavía ni alcanza el cuarto de siglo. 

Total que no se perdería nada. 

Jajajajaja ay, quiero volver a ver esa película… Aunque me acuerdo que era mala… Y que no me gusta, quizá mejor me debo ir a dormir, quien quita y tengo suerte y me muero mientras tanto alv

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s