Soy un Thorne, hasta el momento no tengo pensamientos (about Blood & Gold by Anne Rice –  reseña + pdf) 

I’m back!
Primero, no había publicado nada [porque a nadie le importa jaja] porque

a) no tengo internet [como siempre]
b) estoy haciendo las reseñas de los libros del Reto Literario Cúpula 2016 ¿se acuerdan? ese que empecé en febrero o marzo, porque soy Don Chingón Me Las Leo Todas en Un Día.. ajá, pues me faltan varios libros que leer juajuajua soy un puto fraude, ya les digo xD
Pero al menos me pude leer los once de Crónicas Vampíricas ¿no es así?, eso quiere decir que no estoy tan mal [o al contrario, quiere decir que soy tan jodidamente estúpido para releer once novelas pudiendo usar ese tiempo para nuevas y poder acabar el reto…]
Anyway, hoy vengo con ¡adivinaron! otra novela de Anne Rice, ya casi acabamos los once, éste es el octavo, es decir Sangre y Oro [Blood and Gold, gracias traductores] y debo decir que me gusta, me gusta mucho, y todo es culpa de ese estúpido y sensual y más estúpido Marius Romanus jaja es que ya sabemos que hace un montón de tonterías por ser tan necio pero en serio que este personaje me gana, lo mismo que David o Armand juajuajua

Sangre y oro.jpg

Pero weno, la contraportada [como siempre] dice:

<<Se llamaba Thorne. En la antigua lengua rúnica, era un nombre más largo: Thornevald. Pero cuando se convirtió en bebedor de sangre, pasó a llamarse Thorne. Y en esos momentos, siglos más tarde, cuando yacía en su cueva de hielo, soñando, seguía llamándose Thorne.
Al llegar a la tierra del hielo, había confiado en poder dormir eternamente. Pero de vez en cuando despertaba en él el ansia de beber sangre y, cuando le sucedía, utilizaba el don de elevarse sobre las nubes para ir en busca de los cazadores de las nieves.>>

Pero permítanme seguir esto, ya que es una de las partes que más me gustan:

<<Se alimentaba de ellos, procurando no beber siempre demasiada sangre para no causarles la muerte. Y cuando necesitaba pieles y botas, se las quitaba también a ellos y después regresaba a su escondite.>>

Así que Thorne, quien muchos pensarán que es el personaje principal de este libro, no permanece siempre dormido, pese a que es posible, sino que ocasionalmente debe despertar para poder beber, y lo hace en pequeñas porciones, usa el “pequeño trago” ¿se acuerdan de eso? una técnica que los más viejos utilizan para alimentarse, sobre todo cuando se han acentado en un lugar específico, y muchas veces se introducen en la sociedad humana, para no dejar un reguero de muertos y levantar sospechas, pues él lo usa también.
Además, permanecer medio despierto es lo que lo lleva a salir de la cueva en la que vive, ya que sus sentidos, como los de todos, están conectados a la gran red vampírica:

<<De pronto ocurrió algo extraño. Una catátrofe se abatió sobre el mundo de los bebedores de sangre.
Había llegado un joven cantante de leyendas. Se llamaba Lestat, y en sus canciones electrónicas difundía viejos secretos, unos secretos que Thorne no conocía.
Entonces apareció una Reina, una criatura malvada y ambiciosa. Aseguraba portar dentro de sí el germen sagrado de todos los bebedores de sangre, por lo que, cuando muriera, la raza perecería con ella.>>

Lo más genial de todo es que él pudo escapar a la Purga que Akasha llevó a cabo ya que Thorne se quedó todo el tiempo en su cueva y ‘apagó’ de algún modo su presencia, y sin embargo intuyó la de Akasha y se dio cuenta de la longevidad de la misma; mediante el don de la mente pudo ver lo que otros veían, tal como había estado haciendo, y entonces la vio, la bruja pelirroja que lo había creado: Maharet. Y vio todo lo que pasó, vio la destrucción de Akasha, vio a la nueva Reina de los Condenados, vio como Lestat dejó de ser cantante para publicar todo lo que había presenciado y soltarlo al mundo, y sin embargo se dijo que debería volver a dormir.

<<No te muevas -se dijo Thorne- olvida lo que has visto. No tienes motivo alguno para levantarte de tu cueva de hielo, como tampoco lo tenías antes. El sueño es tu amigo. Los sueños son unos huéspedes ingratos.
Estáte quieto y volverás a sumirte en un apacible sueño. Haz como el dios Heimdall antes de la llamada al combate, guarda un silencio sepulcral y oirás cómo crece de nuevo la lana sobre la piel de las ovejas, oirás cómo crece la hierba a lo lejos en las tierras donde la nieve se funde.>> [¡Ah, Thorne. Eres mi animal espiritual! XD]

Y sin embargo tuvo más visiones, y siguió las acciones de Lestat, se enteró del tumulto que Lestat creó con ese particular secreto cristiano [ya saben, de Memnoch], y entonces vio de nuevo a la bruja pelirroja, que se disponía atar a Lestat con unas cadenas, Thorne sintió curiosidad por las cadenas, y por la bruja, Thorne quizo saber qué tipo de cadenas eran y recordó la pimera vez que vio a Mahret y cómo fue creado. Y cuando quizo dormir se dio cuenta que no podía.
Así fue, entonces, como Thorne dejó su cueva y se encaminó hasta el sur, y varios días despúes fue que encontró a Marius.
En una taberna llamada ‘El Hombre Lobo‘ es que se ven por primera vez, después de haberse comunicado por medio del don de la mente, que fue como Thorne dio con Marius, y este lo recibió con total amabilidad, ya saben, como es Marius jaja

<<El bebedor de sangre se encontraba solo.
Era un ser alto de tez pálida y pelo muy rubio, casi blanco. Tenía los ojos azules, de mirada dura, y el rostro delicado, cubierto con una fina capa de sangre y ceniza para darle un aspecto más humano ante los mortales. Lucía una capa de color rojo vivo con capucha, que colgaba sobre su espalda, y llevaba el cabello largo y bien peinado.
A Thorne le pareció muy apuesto y de modales refinados, más un intelectual que un soldado. Tenía las manos grandes, y los dedos delgados y finos.>>

marius_de_romanus_by_satiiiva-d2p0x6w
Marus el genial LOL

Y entonces Thorne le dice a Marius que quiere escuchar todo lo que él tenga que decir, osea, toda la información que este pueda darle.

<< -Háblame, Marius -dijo-. Cuéntame cosas prodigiosas. Cuéntame lo que quieras -añadió sin poder contenerse-. Una vez le hablé al viento, le conté todo lo que guardaba en mi mente y en mi corazón. Pero cuando fui al norte, a las tierras del hielo, no sabía hablar. -Thorne se detuvo y miró a Marius a los ojos-. Mi alma está muy herida. En realidad, no tengo pensamientos.>>

[Soy Thorne, hasta el momento no tengo pensamientos….]
Y así es como Marius le lleva hasta su casa, en donde le da cobijo, ropas nuevas y le presenta a su protegido ¿qué protegido? ¡Nada más y nada menos que Daniel! El mismo Daniel que Armand convirtió en vampiro, el mismo que se escapaba, cuando era mortal, y vagaba hasta que Armand iba y lo llevaba de regreso a casa, ese mismo Daniel vive con Marius ahora, y se la pasa prácticamente inactivo, salvo por sus maquetas que hace todo el tiempo.
Como Thorne ha pedido, Marius le empieza a contar todo. Cuando era humano, en los viejos tiempos del gran imperio romano. Cómo fue creado por el dios del bosque, hasta el que fue llevado por Mael y los suyos, cómo conoció a Pandora, su hermosa y amada Pandora, y como también llevó todos esos siglos cuidando a la Madre y el Padre, moviéndolos de santuario en santuario, como llevó una vida rodeada de humanos, con filósofos y cómo empezó a pintar. Marius, el vampiro pintor.
Le habla sobre Avicus, un bebedor de sangre que anda con Mael, a quien no odia pero tampoco siente afecto hacia él, sin embargo Avicus se gana su interés. Después conocen a Eudoxia, una vampira [nunca me ha gustado el término, prefiero decirles vampiresas, si es necesario o ‘una vampiro’ y ya] que le dobla la edad a Marius, que en ese tiempo tendrá unos cien o doscientos años apenas, y que fue creado en el resplandor de Alejandría, trescientos años antes de cristo. Y Zenobia, la cierva de Eudoxia.
Total que verán muchos, muchos detalles de la antigua Roma, la época antigua, Grecia y después la época renacentista en Italia, su taller de pintura, su amor por Botticeli ¡Botticeli, Botticeli en carne y hueso de quien Marius se enamora! y, por supuesto, de cómo conoció a Armand, cuando no era Armand, sino Andrei, el niño raptado de la vieja Kiev, a quien él mismo llamó Amadeo.
Aaaaah son tantos jodidos detalles históricos que maneja Anne bendita, es una lectura de lo más interesante que se lee muy rápido y que lo deja a uno sabiendo lo astuto que Marius llega a ser.
Siguiendo a Thorne nos enteramos de lo que quiere de Maharet y del odio que Marius siente hacia Santino [¿alguien recuerda a Santino?], odio que Thorne utiliza de alguna manera… tengo ganas de hacer spoilers pero debo detenerme.

CV| SYO

En fin, uff que me alargué esribiendo esto, pero es que es uno de los once que más me gusta no sé, hay algo, un no sé qué, que me gusta de este libro…
Ah, debería estar leyendo, me faltan al rededor de seis libros del reto y dudo que vaya a terminarlo, pero espero hacer la mayoría jaja ya verán el mega post que se les viene ¡agárrense!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s