¡Benditas librerías de viejo!

Hoy fue un día de mierda.
Son las 9:42pm ahora que empiezo a escribir y francamente quiero dormir para mañana ir al trabajo.
¿por qué fue un día de mierda y qué tiene eso que ver con el título?
Pues déjenme contarles la desgraciada vida de Mawar Hitam:
El lunes pasado no se presentó una de las muchachas que atendía uno de los expendios. Como sabrán trabajo en una panadería. Ella ya no.
El punto es que, faltando una persona, de las seis que atienden los tres expendios, es obvio que habrá caos pues todos abren a la misma hora y de alguna forma se tenía que trabajar.
He ahí que he estado cubriendo turnos dobles desde el inicio de la semana, algunas veces saliendo a las siete de la noche y otras a las nueve. Eso no me importa.
Hoy, sin embargo, tenía que ir al banco a cobrar un cheque así que me pedí la tarde libre, y fui.
Para empezar tuve que viajar a la ciudad de al lado porque en mi pueblo no hay sucursal de ese banco, después de una hora de camino llegué y estuve otra hora sentado esperando mi turno.
Al llegar a ventanilla paso ufano y me salen con que no puedo cobrar porque hay un error que debe ser corregido desde la financiera que expidiera el cheque, fui a las oficinas, cambiaron el cheque… Era ya demasiado tarde para ir al banco.
Alguno de ustedes habrá experimentado ese enojo que da necesitar cobrar un dinero y no poder.
A eso le sumo que mis planes de la tarde incluían juntarme con un amigo y que me daba ilusión el hecho porque dicho amigo tiene en su poder una figura de Nagisa Kaworu que me hizo favor de ir a comprar por mí desde hace un par de semanas (más o menos), así que obviamente quería tener mi figura (e ir al cine). Pues no hubo ninguna oportunidad de ver a mi amigo y por ende, mi Kaworu.
Segundo dolor de culo.
Para mi desgracia al cruzar una calle me torcí un pie, y aún tenía que caminar hasta donde se toma el autobús.
Así iba yo, maldiciendo (fun fact: cuanto me enojo tiendo a maldecir en inglés, y cuando me emociono mucho también uso ese idioma, aunque nunca he especulado sobre el porqué del asunto) y viendo que el cielo se nublaba muy rápido y hasta parecía que empezaría a gotear cuando, oh glory! Un puesto de revistas.
Y no es que tenga especial interés en ellos, sino que de un tiempo acá en los puesto de revistas de México se empezaron a vender los tomos de mangas Panini, y cada mes aparecen los nuevos números, así que para aliviar ni tensión pensé en preguntar por el primero de Death Note cuya nueva versión salió hace un rato, sin embargo el encargado estaba atendiendo algunos clientes y mientras esperaba mi oportunidad de hablarle reparé en unas pilas de libros de uso acomodadas a un lado del puestecillo, sobre la acera, obviamente decidí ver algún título por si llegaba a interesarme (como casi siempre que veo puestos callejeros).
Madre mía, la de títulos que tenía ese hombre: El Enfermo Imaginario de Moliere, To Kill a Mockingbird de Harper Lee en su idioma original, Naturaleza Muerta con Pájaro Carpintero de Tom Robbins, varios tomos de la clásica “Básica de Salvat” y muchos otros; obviamente decidí comprar algunos.
Y entonces el hombre habló: “el que quieras a $10.00 (unos 0.55 dólares)”, imaginen mi cara ¡diez pesos!

image

Así que decidí llevarme “sólo diez, porque así serán $100 (algo así como 5.55 dólares)” pensé, hasta que viendo mi indecisión al escoger sólo diez libros de los varios que había sacado, él hombre volvió a hablar: “veo que quieres varios, te los dejo a ocho”

image
¡Ocho pesos!

Casi beso al hombre, y aunque me quería traer todos, no pude, primero porque no traía mucho dinero, segundo porque estaba a casi una hora de casa y tenía que tomar el autobús para regresar y tercero, me había torcido el puto tobillo.
Así que ni modo… Me tuve que conformar con veintinueve libros… Jajaja
Sí, de mi día mierda resultaron veintinueve libritos que vienen a cubrir mi mesita al lado de la cama, aunque debo admitir que pesaban bastante y tuve que caminar varias calles con ellos en una bolsa.
Cuando llegó mi hermana del trabajo y le conté me dijo que algo debía estar mal conmigo por traer tanto libro y en autobús.
Pues yo no me arrepiento de nada.
Realmente amo los puestos de libros usados, y éste me iluminó completamente.
image

Éstos son mis “preciosos” :

image

image

image

image

image

image

Lo que más me gustó de todo, fue conocer un nuevo puesto que se suma a la lista de escondrijos de donde saco la mayoría de mis libros.
No hay nada como los viejos.
Ahora sí, ya creo que me puedo ir a dormir.
Sueñen bonito, motherfuckers!

image
Sí, Misha Collins oficialmente es mi persona favorita de todo el mundo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s